Psicoterapia del niño

Hay momentos puntuales en la vida de un niño que pueden suponerle un sobreesfuerzo psíquico y no basta con la ayuda de sus padres. Pueden necesitar la ayuda de un profesional hasta que puedan elaborarlo y poder continuar con su proceso de crecimiento y maduración psíquica.

Otras veces, nos encontramos con mayores dificultades que hacen necesaria una intervención psicoterapéutica específica y adaptada a sus necesidades. Nuestras herramientas de trabajo son el juego, el dibujo y la palabra.

Entendemos que hablando de niños y adolescentes, la atención familiar es imprescindible. El abordaje con los padres (en situación individual o grupal) a lo largo de todo el proceso terapéutico es una actividad prioritaria.

Rescatar, recuperar y fortalecer la función de los padres es prioritario en nuestro equipo. La relación afectiva padre-hijos es fundamental para una mejoría en el proceso terapéutico