¿Por qué lloran los niños cuando nos separamos de ellos? ¿Qué puedo hacer?

 

bebe_llorando[1]¿Por qué lloran los niños cuando nos separamos de ellos?

Durante los primeros meses, el bebé sonríe a todo el mundo porque ve un poquito de su mamá en otras personas. Confía en su madre y por lo tanto en los demás. Sin embargo, a medida que su desarrollo emocional y cognitivo es más complejo, se encuentra con nuevas experiencias.  Hay un momento en el que el bebé entiende que su mamá es distinta a todas las demás personas y cuando su madre desaparece de su vista,  se angustia mucho porque no sabe cuando va a volver. No sabe la diferencia entre 1 minuto o 3 horas. No tienen noción del tiempo y todavía no puede representar en su cabecita la imagen de su mamá, no la puede recordar, todavía. Es el momento de empezar a descubrir que las cosas siguen existiendo aunque no las veamos, “la permanencia de los objetos” y aparece lo que llamamos la “angustia de separación” mientras dura este proceso de elaboración de la permanencia del objeto. No entiende que su madre sigue existiendo aunque no la vea, no la puede, aún, recordar. Se da cuenta que cuando su madre se va, se queda con otra persona distinta,  no quiere, y por eso llora.

Cuando esto ocurre cerca de los 9 meses, está dentro de la normalidad y es un indicador de que todo va bien. Suelo decirles a las madres que se sientan bien, puesto que su hijo les diferencia de los demás. Sin embargo, si estos lloros se mantienen a lo largo de los primeros años o no ha aparecido esta protesta en este tercer trimestre sería conveniente consultar.

¿Qué ayuda al bebé a superar esta fase?:

  • El juego del cucú-tras. Se le transmite al niño, me voy pero vuelvo (inmediatamente y por lo tanto no angustia al niño). Este juego luego evoluciona hacia el escondite.
  • Despedirse siempre de los niños, aunque lloren, y decirles cuando vamos a volver, aunque no lo entiendan. Si sois constantes enseguida lo entenderán y dejarán de llorar.
  • Fomentar que tengan un “osito de peluche” que les haga compañía. Resultan ser un “como si fuera mi mamá” cuando ellas no están.
  • En este periodo habría que evitar separaciones largas de los niños (viajes) porque no lo pueden entender y se angustian porque no saben cuando volvéis. La espera es demasiado larga.

Terminar, hoy diciendo que los niños no entienden el tiempo y el espacio. Son marcadores que aprenden de los padres y que les organiza mucho. Esto es muy poquito a poco y con experiencias y rutinas donde les demostráis que normalmente es de esa manera.

Los niños de esta edad no tienen todavía lenguaje para explicaros lo que les pasa. Lloran porque te vas, porque no lo entienden y porque sienten miedo, y lloran mucho porque es la única forma que tienen de hacernos ver que lo están pasando mal y afortunadamente, les atendemos cuando lloran, aunque no siempre entendamos por qué.

Autores